Deixa un comentari

22 RELATS…

“Mientras conhttp://www.novacasaeditorial.com/tienda/las-flores-de-la-tumba-y-otros-relatos/duzco aumenta mi nerviosismo porque ni siquiera sé qué me ha traído hasta aquí. El papel con la dirección que mi madre Amaya me entregó hace tanto tiempo en el funeral de la tía Carmela, cuando no me permitió que escapara de ella y me obligó a aceptarlo. –Aquí es donde naciste, Rosario, y es donde vivo. Tú sabrás qué hacer con él-, me dijo, y después de 20 años está arrugado y sucio de tanto manosearlo en mi busca de que fuera profético y me hiciera ver qué me empuja a venir hasta este pueblecito de Cantabria.

Esta era la tercera vez que vería a mi madre después que me llevaran a vivir con la tía Carmela, y Amaya acababa de salir de la cárcel después de permanecer tres años en prisión por asesinar a mi padre. Al final, le dieron la libertad al considerar que las pruebas no eran concluyentes y dándole por desaparecido. Después recuerdo cuando Amaya fue en mi busca […] Está anocheciendo y llevo varias horas conduciendo. Me detengo al comienzo de un corto camino de tierra que, sin embargo, está sembrado de geranios de todos los colores. Al final de la casa, y parada en la puerta de par en par la figura alta de mi madre tal como la recuerdo. Está de pie, muy derecha, con el chal apretado contra el pecho. El largo cabello peinado en una sola trenza que lleva de medio lado, ya no es negro como el ébano, sino salpicado de tonos grisáceos. Me ve estacionar y solo hace un gesto a los perros para que no me molesten mientras camino hacia ella. No hay abrazos ni llantos en este encuentro porque es una desconocida para mí. Nos miramos fijamente en un molesto segundo de silencio y me invita a pasar con una sonrisa […] A sus preguntas contesto que no me he casado nunca ni tengo hijos, y en su mirada veo un poco de pena. Ella sabe que heredé mucho dinero porque de la familia de mi padre no queda nadie más que yo. Por eso se sorprende de que siendo ya una mujer madura no haya hecho mi vida aún y resida lejos de España, pero le explico que no sabria vivir sin trabajar […] ¡Ven, entremos, ya monté la cafetera y tengo un delicioso pastel de frutas aguardando a que alguien le hinque el diente! “

(fragment pàg. 108-110 del conte LA VUELTA)

M.C. Torroba, nació en Bilbao (Vizcaya) pero emigró a Caracas junto a sus padres, siendo apenas un bebé. En este país trascurrió casi toda su vida, siendo esposa y madre. Cursó estudios primarios y Técnicos, dedicándose al Diseño de modas, donde adquirió excelente reputación como profesional. La diversidad de culturas le hizo profundizar en el conocimiento humano. Y a su vuelta a España decidió dar rienda suelta a su pasión por escribir tantas historias aprendidas a través del conocimiento de personas y situaciones Casi todas reales aderezadas con un poco de su  imaginación.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Tam-Tam Press

Actúa, crea, piensa, retumba

enlenguapropia.wordpress.com/

ideas sobre la cultura literaria

QuéLeer

Literatura para no literatos

Lecturas Sumergidas

Cultura: Literatura, Pensamiento, Música, Cine, Arte, Filosofía, Entrevistas, Libros

Retazos de un escritor

Felipe J. Piñeiro

No somos na...

Otro sitio más de Sitios de Blogs de Culturamas

Más palabras para olvidar

Blog del poeta Luis Miguel Rabanal

%d bloggers like this: